El linchado vivo

Se habrán ustedes dado cuenta, queridos lectores, que el título de esta líneas es contradictorio, que es un oxímoron (o sea, una combinación de dos palabras de sentido opuesto), que alguien «linchado» no puede estar «vivo», ni incluso ser un «vivo» (un «listo», alguien sutil, ingenioso y audaz). Si te linchan, se te va la vida y fin de la historia. Por lo mismo, «el linchado muerto» sería un pleonasmo, una repetición innecesaria, una pérdida de tiempo expresiva. En estas reflexiones andaba yo tras leer y releer un titular bloguero que decía así: «El joven linchado por policías israelíes pasará nueve días de arresto domiciliario». En la entradilla de la noticia, se abundaba en el error: «El palestino-estadounidense Tarek Abu Judeir, de 15 años, linchado el jueves por policías israelíes y después detenido, pasará desde este domingo nueve días de arresto domiciliario». Ni se debe, ni quiero, ni voy a bromear sobre hechos tan graves, pero es que, como lector, no entendía ni papa: ¿Lo linchan y, luego, lo arrestan? ¿Para qué, si ya está muerto? Lo peor (lingüísticamente hablando, entiéndanme) es que, al buscar más información sobre el asunto, comprobé cómo algunos periódicos insistían en lo mismo, ilustrando la información con la foto de un chaval con la cara hecha un cristo: «El adolescente linchado por la policía israelí», decían. Así pues, a Tarek le habían zumbado de lo lindo (primero), lo habían linchado (segundo) y detenido (tercero). Seguía yo sin entender nada hasta que encontré la explicación: «Tarek es primo de Mohamed Abu Judeir, el adolescente de 16 años que fue secuestrado y quemado vivo por un grupo de israelíes en Jerusalén». Acabáramos: a quien habían linchado era a un primo de Tarek; a Tarek (no puedo escribir «solo») le habían dado un palizón varios policías israelíes (como se ve en un vídeo). Tarek vivía, los linchados no viven.
Charles Lynch fue un rico juez, dueño de una plantación virginiana a finales del XVIII, que ordenó la ejecución de un grupo de colonos leales al Reino Unido sin sentencia judicial que tal cosa amparase. De ahí viene (aunque discuten los autores) el término «linchamiento», o sea, la «acción de ejecutar sin proceso y tumultuariamente a un sospechoso o a un reo». El verbo «ejecutar» lo señala la RAE como sinónimo de «ajusticiar»: «Dar muerte al reo condenado a ella». Un «reo» es alguien «demandado en juicio civil o criminal». Y «tumultuariamente» califica lo «que se efectúa sin orden ni concierto» por una multitud, un número grande de personas. Resumamos: «linchar» es matar a alguien tomándose la justicia por su mano los ejecutores. Se llama «pogromo» a la «matanza y robo de gente indefensa por una multitud enfurecida»: es, por entendernos, un linchamiento masivo que conlleva además la apropiación de los bienes de las víctimas. Y «genocidio» al «exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad»: un linchamiento masivo que implica previas (y abominables, añado) reglas y principios. Por volver a lo nuestro: el joven Mohamed fue linchado, pero su primo Tarek fue apaleado, golpeado, machacado, vapuleado, aporreado… como se quiera decir, menos «linchado».
Oíamos hablar de que Fulano sufre un «linchamiento moral», de que a Mengana la están «linchando» los medios de comunicación. Son ampliaciones semánticas y metafóricas del término «linchar», y queremos decir con ellas que a Fulano y a Mengana los «matan» civilmente, les arruinan su reputación, su honor o su honra, que les «quitan la vida» (eso es lo que significa «matar») social. «Linchar», en definitiva, implica «muerte». La peste de usar adrede, cuando se tratan asuntos graves o siquiera serios, una palabra fuera de su recto significado no es información: es mentira tendenciosa. La peste de usar alegremente, cuando se tratan asuntos graves o siquiera serios, una palabra fuera de su recto significado no es información: es ignorancia culposa que genera el descrédito del firmante. Que un bloguero lo haga, malo. Que un profesional lo haga, malo malo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s