Ánimo, lo mejor ya ha pasado

Según creo entender, los que nos han sumido en la crisis (esa gran estafa) han decidido que vayamos saliendo de la misma. No obstante, nos advierten de que no nos hagamos ilusiones de volver al estado de bienestar anterior. De eso nada, monada. Algo así como si el odontólogo al que acudimos por una caries nos levantase la dentadura entera y considerase que la intervención fue un éxito porque caries, lo que se dice caries, ya no hay. Así que a calditos y a beber por una pajita y vamos que chutamos, que eso de morder se acabó. Lo que decía, pues, el gran Ennio Flaiano: «Ánimo, lo mejor ya ha pasado». Luego, abro los periódicos, enciendo las pantallas y todo lo veo lleno de especialistas: especialistas en «sushi», en madreñas, en «fitness», en autoayuda, en la política exterior de Uzbekistán, en la vida de los otros (especialmente, en la de Belén Esteban e Isabel Pantoja y Ortega Cano), especialistas en especialidades, en pedagogía, en moda sado, en la pesca de bajura, en campismo, especialistas en macramé o en la norma de neumáticos de la Fórmula 1… Y me vuelvo a acordar de otra frase de Flaiano: «Terminó el período moderno. Comienza el medievo de los especialistas. Hoy, hasta el idiota es un especialista».
Ennio Flaiano fue un periodista, escritor y hombre de cine (coescribió «El verdugo», la obra maestra de Berlanga, o «La dolce vita», lo mismo de Fellini), famoso por sus aforismos. Aunque muerto en 1972, sus sentencias breves (llenas de gracia, cinismo amable o ironía dura) sirven todavía hoy para resumir muchos estados de las cosas que ocurren. De modo que abrí la libreta donde las guardo para compartir algunas de ellas con usted, lector. Flaiano opina sobre el amor: «¿Amor? Quizá con el tiempo, conociéndonos peor». O bien: «En el amor debe carecerse de escrúpulos, no se debe respetar nada: si es necesario, hay que acostarse incluso con la propia esposa». Una más: «Los grandes amores se anuncian de manera precisa; apenas la ves te preguntas: ¿quién será esta gilipollas?». Y, por fin: «En el amor, lo escrito vuela y las palabras permanecen». Afirmaba Flaiano contar con «pocas ideas, pero confusas», si bien conocía la naturaleza humana tan bien como para abominar de la peste de los quejicas: «Cuando el hombre ya no tiene frío, hambre y miedo está descontento». Decía de su país (se puede intercambiar por España sin menoscabar el sentido): «Dentro de 30 años Italia no será como la hayan hecho los gobiernos sino como la haya hecho la televisión». También que «los italianos acuden siempre en auxilio del vencedor». En un mundo en el que «el opio es ya la religión de los pueblos», afirmaba con dolor sarcástico: «La situación es grave, pero no seria». Dos opiniones quizá tan políticamente incorrectas como desgraciadamente ciertas, visto lo visto: «Trastornado por un complejo de paridad, no se siente inferior a nadie» y «En cada minoría hay una mayoría de imbéciles». Nos ponen todo difícil, como si fuésemos bobos de baba: «Si usted me lo explica con un ejemplo, ya no entiendo nada». Y, sin embargo, las cosas deberían ser más fáciles, porque «los días inolvidables de la vida de un hombre son cinco o seis en total, los demás solo hacen bulto». De modo que «para ser felices haría falta desear lo que se tiene». Igual que se comporta un animal doméstico: «Mi gato hace lo que yo haría, pero con menos literatura». O un modelo de comportamiento laboral estoico y con el necesario punto de lentitud (o vagancia): «Decidió cambiar de vida, aprovechar la mañana. Se levantó a las seis, se duchó, se afeitó, se vistió, disfrutó el desayuno, fumó un par de cigarrillos, se sentó en la mesa de trabajo y se despertó al mediodía». Y concluía Flaiano: «Yo creo solamente en la palabra. La palabra hiere, la palabra convence, la palabra calma. Este, por mí, es el sentido del escribir». Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s