Sin responsabilidad en el valle

HAPPY VALLEY
(Valle feliz)
Serie TV: 6 episodios de 60’
Escrita por Sally Wainwright
BBC One
Reino Unido, 2014

Cualquier espectador desatento podrá ver esta serie británica como el planteamiento, su nudo correspondiente y el desenlace del secuestro de una joven. Pasará, en ese caso, seis horas entretenidas. Bien está, no pasa nada. Pero quizá fuese conveniente verla también como un documental sobre la falta de responsabilidad de sus personajes «malos» o, lo que es lo mismo, como la nula responsabilidad que infecta cualquier acto abominable en la sociedad de ahora mismo. De la culpa ni siquiera merece la pena hablar, desterrada como ha quedado de los códigos ético y moral actuales. Pero en ese «valle feliz» del título (una pequeña ciudad del norte de Inglaterra) nadie se confiesa responsable, ni un paso al frente para aceptar que los actos propios tienen consecuencias. Es esta frase («Los actos tienen consecuencias») la que más se repite: pero se pronuncia para amenazar al prójimo con ella, nunca para aplicársela quien la pronuncia. No dejen de verla si nuestra televisión la pasa o si la consiguen o si el impulso de Netflix (que la ha comprado) permite su mejor difusión.
Pueblo pequeño, infierno grande. La sargento de policía Catherine (estupenda interpretación de Sarah Lancashire) vive con su hermana, una yonqui en rehabilitación (a cargo de Siobhan Finneran, la criada repulsiva de Dowton Abbey) y su nieto, fruto de la violación que sufrió su hija, a manos del joven psicópata Tommy Lee Royce, la cual acabó por suicidarse. El marido de Catherine nada quiere saber del chiquillo y vive con una modelo, aunque se acuesta en ocasiones con su ex. Buen panorama familiar. En ese «valle feliz» se vive de una industria que regenta Nev, cuya esposa padece cáncer terminal, padre de una adolescente respondona (pleonasmo). Pero el contable de Nev es todo rencor por historias pasadas de la empresa y un panoli de primera; también su esposa sufre una grave enfermedad. Así pues, otras dos familias de alivio. El contable urde el secuestro de la hija de Nev como venganza y contacta para ello con un descerebrado traficante (Ashley, a cargo de un Joe Armstrong que compone en cada plano una memorable cara de idiota) y sus dos secuaces: uno, irresoluto; el otro, el monstruo Tommy, recién salido de la cárcel por el crimen antedicho. Una policía cae asesinada, la chica raptada es violada por Tommy, mientras Catherine lidia con la investigación, con las investigaciones menores del pueblo y con su desastre de vida en familia (solo se salva la adicta, todo sensatez o casi). Pues bien: acción, intriga, vueltas de tuerca a la trama, todos los ingredientes del género. Pero, señoras y señores, cuando el nudo se va deshaciendo camino del final, resulta que nadie se declara responsable de nada: el contable no lo es, porque si le hubiese dado Nev un aumento de sueldo no habría pensado en el secuestro; su esposa (que le incita al plan con suavidad perversa) nunca dijo nada, nunca hizo nada; Ashley solo quería mejorar un poco su tren de vida y el de su abominable mujer, nada de daños graves a terceros; el cómplice dubitativo tampoco se responsabiliza de acto alguno: en el fondo, cree hacer el bien cuidando a la secuestrada; el propio Tommy acaba llorando: solo quiere recuperar a su hijo, es producto de una madre vomitiva (y vomitante), jamás se ve a sí mismo como la escalofriante bestia que es. ¿Acaba por triunfar el «bien», encarnado por la muy doméstica, durísima y tenaz sargento, y todos tan contentos? ¿O esa escena en la que Catherine aspira el aire del «valle feliz» es ironía pura, visto lo visto, vista la nulidad ética y moral de quienes allí viven, irresponsables, prestos a la disculpa, a la no culpa, a la justificación pedestre de todas sus atrocidades? El valle feliz, el valle nuestro de cada día. Insisto: no se la pierdan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s