El público asistente

No sé cómo hay gente que se aburre. Sólo con asistir a las presentaciones de libros, coloquios entre autores, homenajes a escritores, recitales de poetas, entregas de premios a novelistas, coloquios con dramaturgos… se cubre cualquier tarde en mi ciudad, cualquier mañana sin dar abasto. En lugares, además, con calefacción contra los rigores otoñales, y gratis total, entrada libre hasta completar el aforo, para todos los públicos. En algunos, incluso, se sirve vino español, que lo vi yo, aunque ya huyeron veloces los tiempos en que el personal se ponía hasta arriba en tales saraos (hoy llamados «eventos») gracias a la abundancia de pinchos e incluso de paella recién hecha, como viví en Barcelona años ha cuando me desencanté de la metafísica al sufrir en mis costillas el codazo nada metafísico de un filósofo metafísico colón y hambriento de marisco físico.
Me fui, encuadrado en la categoría de «público asistente», a escuchar a Chema Castañón (la coalma de la «Librería Paradiso», bendito sea tal establecimiento benemérito), al artista e investigador Cecilio Testón y al vozarrón grave del poeta Emilio Amor, en el Centro Municipal de mi barrio. Se nos convocaba en homenaje al padre del primero de los nombrados: al gran Luciano Castañón (Gijón, 1926-1987). A los solo aficionados al fútbol les sonará como «fino interior… no siempre titular» del Sporting, del Cádiz o del Avilés. A otros, como eso mismo y como novelista y como poeta y como relatista y como etnógrafo o curioso de asuntos asturianos y como editor y como amigo de las mejores cabeza de sus épocas y como impulsor y animador de principiantes en las lides del intelecto. Casi nada: uno de esos tipos emprendedores, formados y capaces de pensar. Los tres intervinientes se repartieron requetebién los papeles: Chema recorrió la biografía de su padre; Emilio Amor puso voz de profundidad a algunos de sus poemas; Testón añadió el relato de amigo y desgranó anécdotas: una silenciosa cena en casa del pintor Nicanor Piñole o una frase que resumía el poco hablador talante de Castañón, en labios de la esposa del mismo: «Hablo yo más en un cuarto de hora que Chano en una semana». Unas diapositivas (hoy llamadas «power point») animaban el acto, que tuvo la propina de una exposición sobre el gran hombre. ¡Ay, qué bien recordar a los grandes, qué necesario en estos tiempos de miseria perenne y cortedad de miras!
Me reuní al poco con Paco Abril (el mago de los cuentos infantiles, de los que lo sabe todo), con Fernado Gª Abella (eficiente director de la Biblioteca Jovellanos) y con Humberto Gonzali (escritor y político: a veces a su pesar lo segundo, creo), bajo la tutela de la secretaria Patricia Menéndez Benavente, para fallar el «V Premio María Elvira Muñiz» de promoción de la lectura. Se lo llevó, como homenaje a su trayectoria, la enorme Carmen Gómez Ojea (ya era hora de que fuese una mujer la distinguida, caramba, con perdón de los presentes), admirable en sus prosas, guerrera en sus columnas periodísticas, dueña de un español munificente, conversadora jocunda, conferenciante feliz, lengua afilada (ay, de quien le caiga mal), grande, grande. También premiamos, en la modalidad de centros educativos, al Colegio Antonio Machado, que me consta lo mucho que se curran sus profes y los papás que los chavales lean y escriban. Deber cumplido… aunque a medias. Lo digo porque no me cupo asistir al acto de la entrega del galardón, pero leo la crónica del acto firmada por José Luis Argüelles (por cierto, recién ganador del «Premio de la Crítica de Asturias» por su último poemario, qué bien) donde lamenta que lo que debían ser campanas de gozo y fiesta mayor por reconocer a vecinos excelentes quedó reducido a poco menos que un acto administrativo. Si así fue, ¡ay, qué mal recordar a los grandes en modo tapadillo, en modo casi «off», qué oportunidad perdida para repudiar estos tiempos de miseria perenne y cortedad de miras!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s