Ese lugar que ves no existe

Alberto Manguel y Gianni Guadalupi
GUÍA DE LUGARES IMAGINARIOS
Alianza Editorial, 2014
689 páginas

Hace ahora quince años, Alberto Manguel (Buenos Aires, 1948) y su editor jefe Gianni Guadalupi dieron a luz un voluminoso libro que condensaba sus, primero, charlas entretenidas y eruditas en los tiempos muertos de la milanesa editorial Ricci donde trabajaban y sus, después, investigaciones sobre esos lugares que no figuran en los mapas que venden las librerías porque son productos de la imaginación de sus creadores, porque no existen más que en papel, no son tierra, no son agua. Los vemos mientras leemos, tantas veces de modo mucho más vívido que lo que nos rodea, pero sabemos que no están en ningún sitio salvo en nuestro espíritu y en el de su inventor: Utopía, el País de las Maravillas, la Atlántida, El Dorado. El libro funcionó bien; pero tanto es siempre el afán de los creadores literarios por fundar un “mundo propio”, un “espacio propio”, un “lugar propio”, cartografiarlo, medirlo, nombrar sus aldeas y ciudades y bosques y montañas, que la obra se desbordaba, se hacía inmensa y se apartaba del público. (Piénsese solo en el reciente fenómeno de Harry Potter o George Martin y su territorio o territorios de Juego de tronos). De tal manera que sus dos autores fueron reduciéndola para evitar convertirla en centón de cultos: la que comento es la tercera, “Versión Abreviada” recién salida del horno… que casi llega a las 700 páginas de letra muy menuda. (Y eso que no cuenta con lugares que, aun siendo imaginarios, son solo el trasunto de uno real; ni con los que no están en nuestro Planeta; ni…).
Pues aunque para mi dolor y decepción no figuran ni Yoknapatawpha ni Balbec (no me convencen un pelo las explicaciones del prólogo), ni menos todavía Castroforte del Baralla o Región, da gusto leer las entradas de esta Guía… ¿Por qué? Como siempre, porque están muy bien escritas, porque demuestran una vez más (y cuántas más habrá que repetir lo mismo) que quien no sintetiza es que no sabe sintetizar, que quien no tiene gracia contando es que carece de la gracia del contar, no que lo narrado no la tenga. Vean el remate, las cuatro últimas palabras de la entrada que corresponde a la caverna “Aguja Hueca”: “Allí el galante ladrón Arsène Lupin amasó su gran fortuna, que incluye, entre otras cosas maravillosas, el tesoro de los reyes de Francia y el original de La Gioconda. Las visitas están prohibidas”.
Tiene su isla Alcina, quien “para satisfacer su lujuria, atraía a sus amantes a la isla y, luego de gozarlos, los transformaba en plantas o piedras”. Y aprendemos que la “Isla de los Pingüinos”, tuvo “su Edad de Oro en los tiempos del emperador Trinco, quien conquistó medio mundo y fundó los Estados Pingüinos, más tarde abolidos”, también con final de un bienhumorado Borges. La “Isla del Anciano del Mar” nos habla de ese viejo canalla que “convertirá en una bestia de carga para el resto de sus días” a quien lo ayude cargándolo al hombro; y vean el detalle de bien contar al que me referí: tras informar de que parece que Simbad mató al anciano, “se recomienda que el viajero vaya con cuidado” al no estar clara la cosa. Fíjense en la pincelada que clava a Avalon: “Allí el viento no sopla y nunca graniza, ni llueve, ni nieva”. O la “Isla de los Geómetras”, aquella en la que sus habitantes pasan el tiempo dibujando figuras en la arena”. O recuerden que para visitar el “País de los Miles de Deseos” hay que aprender de modo inexcusable, “el poema de La Fontaine ‘La zorra y el cuervo’ ”. O aquel “Mar del Tiempo Perdido”, que soñó García Márquez, y donde el señor Herbert solucionaba todos los problemas, salvo los de una prostituta que le gritó “que ella no tenía problemas de ninguna clase y que era puta porque le salía de los cojones”. (Al paso, recojo que se habla de “Laputa” y “Locuta”). Pero les dejo con la exactitud fantástica que define a la “Isla de los Lotófagos”: quien la visite “oirá una música desconocida y no sabrá que es su propio corazón latiendo en sus oídos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s