Por favor, no robar

El cartel decía exactamente: “Por favor, no robar. Se necesita todo el material”. Figuraba escrito en rumano, en la parte superior, y en español. Habían usado como soporte un tablero de contrachapado con una capa de pintura blanca, y como material de escritura un rotulador negro. Estaba colocado en el suelo, apoyado en un par de tablones, y tras unas endebles mallas metálicas que aislaban (y muy poco disuadían a los posibles chorizos, a juzgar por el aviso) el material de obra de un revoque de fachada muy cercano a la casa donde vivo. He aquí, pensé, un signo de los tiempos que vivimos o del cambio brutal de los tiempos que vivimos. Del mismo modo que siempre ocurre, se manifestaba mediante el lenguaje: sea corporal, sea gestual, sea escrito. Signo, luego lenguaje, luego mensaje. Me valió más para desentrañar esta época que mil mensajes con los que, nuevos y viejos políticos, saturan mis meninges.
Yo me crié en un tiempo en el que sobre las cajas de los transformadores de la electricidad (o como se diga) colgaba un cartel metálico con un rayo fulminando a un individuo y la leyenda: “No tocar, peligro de muerte”. Adverbio de negación, infinitivo y la breve y rotunda consecuencia. Yo me crié en un tiempo en el que coronaban los montículos de desechos los deslucidos anuncios de “Prohibido verter basuras”, con las variedades “proivido” o “berter” o “vasuras”. Pero era lo mismo: advertencia rotunda con una cláusula gramatical absoluta. En los locales del barrio donde me crié, se leía “Prohibido blasfemar bajo multa de 25 pesetas”, de nuevo la advertencia clara seguida del infinitivo y, en este caso, de la punición. Y cuando viajaba en el tren, ya criadito, siempre acudía presta la sonrisa ante la advertencia escrita sobre las ventanillas y que seguía el mismo orden sintáctico del participio seguido del infinitivo: “Prohibido asomarse al exterior”. Que los tiempos y Bob Dylan iban cambiando lo supe al ver la reducción en los mensajes: el minimalismo triunfaba, bastaban el adverbio de negación y el infinitivo, con o sin anuncio de consecuencias: “No fumar”, “No aparcar. Aviso grúa”. Y, ahora me encuentro con esto, para abrir el 2016: “Por favor, no robar, etc.”. La verdad está en la calle y en la gramática.
Analicemos el texto. El habitual adverbio de negación más infinitivo continúan: “No robar”. Pero una rayo de luz de cambio con dos palabras ilumina su entrada en la frase: “Por favor”. El redactor sabe muy bien que la prohición seca trae al fresco al ladrón (entran en comisaría por una puerta y salen por la otra, se oye por ahí sin parar), de manera que intenta acercarse al coranzoncito del mangui gracias a un ruego educado, cortés. Incluso el infinitivo le permite dirigir la nota a uno o a varios, le faculta para que se sienta o sientan tuteado o usteados, lo que no ocurriría con “no robes” o “no robe”, “no robéis” o “no roben”. Economía del lenguaje y astucia pragmática comunicativa. Pero sigamos. La faena lingüística fracasaría si se añadiese un castigo o la amenaza del mismo. Qué absurdo empezar con un “por favor, no robar” y proseguir con “conectado a la alarma de la policía” o con un hiperbólico y alimañero “te corto las manos y me cago en tus muertos como te pille”. Así que el escritor, porque lo es, mantiene su estilo, un estilo que domina por completo: “Se necesita todo el material”. Es tan fino que recurre a la pasiva refleja, para dejar la propiedad de lo susceptible de ser sustraído en el aire, tal que no fuera de nadie. Si hubiese escrito, “necesitamos” o, peor aún, “la empresa necesita”, habría excitado sin duda el rencor de clase delincuencial. Un fenómeno, un poeta.
Me alejé con mi perro y se me ocurrió un consejo para aspirantes a investidura. “Por favor, no adulterar palabras. Se necesita todo su significado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s